¿Cómo puedes proteger tu piscina de las heladas en inverno?

Tras uno de los otoños más suaves de los últimos años, el invierno se próxima sin piedad, dejando caer las primeras heladas. Nuestras piscinas las sufren de lleno, pero tenemos una manera de combatirlas. Te contamos de qué manera le afectan y te explicamos cómo proteger una piscina de las heladas en invierno.

¿Cómo mantener una piscina en invierno?

Cada vez son más las familias que optan por mantener la piscina llena durante los meses de frío, puesto que de esta forma se evita gastar tanta agua, y eso repercute en el medio ambiente y en el bolsillo.

Para hacerlo de la forma adecuada, lo más recomendable es cuidar el agua con un tratamiento invernador, que evitará la aparición de algas y bacterias, responsables de la putrefacción del agua. De esta manera, no te verás en la necesidad de renovar el agua y será mucho más sencillo ponerla a punto y mantener el agua limpia con la llegada de la primavera.

¿Cómo afecta el invierno a nuestra piscina?

Todos sabemos que cuando la temperatura cae por debajo de los cero grados centígrados –algo muy habitual en invierno-, el agua cambia de estado y comienza a congelarse. Por eso podemos ver placas de hielo flotando sobre la superficie después de una helada, o incluso bloques gruesos que cubren totalmente la piscina en zonas donde el invierno es más riguroso o donde las heladas se suceden.

Los efectos de estas heladas pueden resultar muy perjudiciales para nuestra piscina, puesto que el efecto dilatador del agua al cambiar de estado provoca que el hielo presione las paredes y los elementos empotrados como el revestimiento, las boquillas, los skimmers… Como resultado, veremos aparecer grietas que pueden llegar a producir un daño irreparable en nuestra piscina.

Como puedes proteger una piscina de las heladas en inverno

¿Cómo podemos proteger una piscina de las heladas?

La manera más eficaz de proteger una piscina de las heladas es mediante la instalación de una cubierta para piscinas. Además de salvaguardarla de las inclemencias del tiempo, te permitirá prolongar al máximo la temporada de baño y garantizar la seguridad de los niños de la familia cuando salgan a jugar al exterior, ya que la aisla completamente.

Solo tienes que elegir, entre los distintos tipos de cubiertas para piscinas, la que se adapte mejor a las características de tu terreno o a tus necesidades, y tomar la decisión de empezar a proteger tu piscina de las heladas desde este mismo invierno.

 

5 de diciembre, 2017|Actualidad|