fbpx
Cubiertas para piscinas

Tu piscina protegida en invierno

cubrir una piscina en invierno
5 diciembre, 2021

 

A pesar de que una piscina se disfruta principalmente en verano, si eres propietario de una de estas sabrás que también las tienes que cuidar durante el invierno. Durante el invierno es cuando las piscinas más sufren, evidentemente por la falta de uso y el descenso de las temperaturas, las piscinas requieren de cierto cuidado para que perduren más en el tiempo.

Uno de los recursos empleados por muchas personas durante el invierno es utilizar una lona o cobertor. La popularidad de estas lonas se debe principalmente a lo económico que resultan, sin embargo, en la práctica no son del todo recomendables. Esto se debe a que se rompen con facilidad, son incómodas de colocar y no protegen tanto como nos gustaría. Por eso en este artículo te vamos a presentar una alternativa mucho más rentable, las cubiertas para piscina.

La mejor forma de proteger tu piscina en invierno

Las cubiertas para piscina son una estructura que se construye encima de la piscina que te permite proteger la piscina del exterior en todo su esplendor. Para que te puedas hacer una idea de la protección de estas cubiertas, una cubierta de piscina Tecnyvan resiste a la perfección la nevada y el hielo, por lo que el agua se conserva en mejor estado y el mantenimiento de piscina es mucho más sencillo.

Para empezar, contar con una cubierta alarga los días de baño. Al estar con una de estas cubiertas la temperatura de la piscina puede aumentar hasta 4 grados. Esto se agradece especialmente cuando la época de piscina está llegando a su fin ya que puedes alargar su uso un poco más.

Ahorra con una cubierta de piscina

Una piscina con cubierta también ayuda considerablemente al ahorro. Esto se debe a que vas a necesitar menos cloro en tu piscina. Cuando se echa cloro en una piscina sin cubierta, este se degrada bajo la luz ultravioleta del sol.

Esto es un proceso natural, inevitable, salvo que cuentes con una cubierta. La razón se debe a que la cubierta consigue reducir la cantidad de esos rayos UV que llegan al agua procedentes del sol, por lo que el cloro no se degrada tanto lo que te permite ahorrar en este desinfectante.

Además, también ahorrarás en agua debido a que se reduce la evaporación. No tendrás que preocuparte de andar llenando la piscina año tras año porque esta ha perdido agua cuando no se encuentra en uso.

Una piscina mucho más limpia

Por lo demás, como puedes imaginar, una cubierta reduce en una gran medida la cantidad de agentes que cae al agua. Olvídate de hojas o de polvo procedente del jardín. Podrías pensar que cuando la piscina cuenta con una lona, esta también se encuentra protegida de las hojas. A decir verdad, esto si que es cierto. Sin embargo, en las lonas se suele acumular dicha cantidad de hojas en el centro de la misma lo que complica después la retirada de la lona.

Además, en unos cuantos casos la acumulación de desperdicios sobre la lona acaba estropeando esta y rompiéndola con el paso del tiempo ganando por lo tanto en la comparativa la cubierta de piscina por una clara diferencia.